Encarnacion es carnaval *_*

Encarnación: Su Carnaval

La ciudad de Nuestra Señora de la Encarnación, Capital del Departamento de Itapúa, ubicado en el sur del país, fue fundada a orillas del Río Paraná, por el jesuita San Roque González de Santa Cruz, el 25 de Marzo de 1615 en vísperas del Día de la Encarnación de la Virgen María.

Es la tercera ciudad en importancia del Paraguay, y es denominada la Perla del Sur.

Al comenzar el Siglo XX, más precisamente en 1916, con la llegada del ferrocarril y las corrientes migratorias a Encarnación, cobran fuerza los festejos de carnaval, que se organizaban para los tres días que antecedían al inicio de la Cuaresma y eran preparados con tiempo, mucha expectativa y mucho esmero.

En sus comienzos, se celebraba al Rey Momo con desfiles de una docena de coches "Victoria" a tracción a sangre. El cochero iba vestido de negro con clavel rojo en el ojal. Y los caballos iban lustrosos y esmeradamente adornados con arneses ornamentados.

Las familias de renombre competían desfilando en coches propios o Victorias de alquiler, se intercambiaban ramos de flores, y en los carruajes con la capota baja, se lucían las jóvenes damas coquetas, elegantes y con llamativos abanicos de plumas.

Muchos vecinos se acumulaban en las veredas para observar el desfile, que se realizaba en la tardecita, para concluir la festividad en el Club Social de Encarnación.

En las décadas de '20 y del '30, se suspenden las celebraciones del carnaval, pues fueron años dolorosos en la historia del país, desde los destrozos causados por el ciclón de 1926, hasta la Guerra del Chaco, hicieron que hasta alrededor de 1936 no retornaran las fiestas carnestolendas.

Y poco a poco comienzas a volver las festividades en homenaje al Rey Momo, con las actuaciones de atractivas comparsas, apoyadas por el Municipio y formadas en estos tiempos exclusivamente por varones de entre 10 y 20 años que desfilaban más que bailaban. Iban vestidos de blanco, pero llevaban accesorios coloridos que eran admirados por los observadores: chalecos, sombreros, bastones. Entre estas comparsas se recuerdan “Los Alegres Muchachos”, “Los Improvisadores” y “Los Caballeros del Sur”. Poco a poco se van agregando las mujeres para poner el aditamento de movimientos rítmicos al son de redoblantes y trompetas y orquestas que interpretaban ritmos tropicales. Las pequeñas comparsas acompañaban a las carrozas.

Había mascaritas con trajes de telas o de papel. El público se sentaba a mirar el paso de los participantes, tirar serpentinas, y algún chorrito de agua o lanza-nieve.

Entre las mascaritas más comunes se presentaban los diablos rojos, con cascabeles tintineantes, pieles rojas con flecos y plumas, y otros que surgían de la inventiva popular.

Pero con el transcurso de los años, van evolucionando y se tornan cada vez más elaborados los disfraces, con Tocados, Caderales, Cuellos y Espaldares, estos últimos, con algunos diseños impactantes; se emplean lentejuelas, pedrería, abalorios, plumas de gallo, de faisán, de avestruz y de pavo real.

En las últimas décadas, las instituciones y clubes intervienen en la organización del evento, juntamente con la Municipalidad, se van tornando más profesionales los corsos, con las batucadas y el espectáculo, pero van perdiendo el sabor del festejo popular en el que todos intervenían en el divertimento, para convertirse en un espectáculo imperdible para la gente de la región y para el turismo.

Encarnación es llamada la Capital del Carnaval en Paraguay, y tiene ya en marcha el sambódromo -con una capacidad de 8.500 espectadores-, para la realización de las fiestas de Carnaval, y el desfile de comparsas, máscaras, batucadas, con bongos, tambores, cavazas, maracas y congas; la apreciación de las bailarinas seleccionadas y las hermosas jóvenes que competirán por el título tan ansiado.

La celebración se realiza prácticamente durante todo el mes de febrero. La apertura del carnaval está a cargo del Rey y la Reina Momo. Asimismo van promotoras de las firmas auspiciantes, para continuar con el desfile de las carrozas, en general representando a diferentes clubes, barrios y entidades, las murgas y comparsas.

Desde 1987, el carnaval encarnaceño tiene también su marcha oficial, compuesta por Carlos Albospino, Carlos Carvallo y Tapi Moreno, integrantes del Grupo "Los Jokers" del Paraguay, que dice así:

Marcha de Encarnación

Después de una año de intensas emociones
vuelven al fin los sueños e ilusiones
del carnaval, que es samba y color,
ritmo y belleza y amor.
Encarnación de nuevo en nuestros corazones
con alegría despiertan las canciones;
jugar, bailar, reír y cantar
gozando esta fiesta sin par.
Encarnación es canción, es carnaval,
luces, color, vibraciones;
el corazón viste un disfraz
para encender las pasiones.
Encarnación es soñar, es olvidar
todas nuestras decepciones,
es revivir la felicidad
que muestra el carnaval.
Bis