Erotismo a la luz de la luna...

Otro amanecer para despertar entre tus brazos,
sentir tu piel enraizada en mi piel,
y el sabor acaramelado de tus labios.

Otro amanecer entre enredadas sábanas,
testigo del erótico juego que hemos jugado.