EL SEÑOR RECOMPENSA LA PACIENCIA