EMAUS ISNOS

LA COMUNIDAD DE EMAUS
La nueva vida que nos trae Jesús no se puede vivir al margen de los demás, sino que tiene que compartirse con otros hermanos en la fe y ser abierta a todos los demás. Por ello la Comunidad de Emaús no se ha establecido únicamente por el simple hecho de poder compartir las experiencias adquiridas durante el Retiro, sino como fórmula de compromiso para servir a Jesús en los demás hermanos, aunque éstos no hayan conocido aún la experiencia de Emaús. Es la única forma de llegar a ser un cristiano auténtico y completo.
Dios no quiere salvarnos aisladamente, sino formando un cuerpo; una comunidad que El la llama su Pueblo, donde todos somos colaboradores en la obra salvífica, e interdependientes los unos de los otros. Este es el objetivo básico de la Comunidad de Emaús, pero formando al mismo tiempo parte de una comunidad mucho más grande: la eclesial. La Iglesia es instrumento de salvación, un medio necesario para hacer presente los méritos y los frutos de la acción salvífica de Cristo Jesús. Así como Jesús fue enviado por el Padre, El mismo envió a los suyos con la misma misión: instaurar el Reino de Dios en este mundo. Y ahora está invitando a todos los que decimos creer y confiar en El con el mismo objetivo. Y entre estos últimos están, indudablemente, aquellos que le han reconocido en su caminar por el Retiro de Emaús.